bucear en apnea

Bucear en apnea: cómo hacer buceo a pulmón

El buceo a pulmón, también conocido como bucear en apnea consiste en bucear aguantando la respiración. En este post de daremos algunos consejos sobre cómo hacer buceo a pulmón.

Bucear en apnea se considera la forma más sencilla de buceo y a la vez la más compleja. La más sencilla porque se prescinde del equipo de submarinismo tradicional. Y la más compleja, porque necesita de una buena preparación física para conseguir aguantar dentro del agua sin respirar.

¿Cómo hacer buceo a pulmón?

Como ya habrás supuesto, el factor principal a la hora de bucear en apnea es la respiración. La cantidad de oxigeno de la que se dispone es limitada, así que no hay que malgastarlo. El gasto energético y de oxigeno debe reducirse al máximo.

Uno no puede iniciar la apnea simplemente conteniendo la respiración de repente. Antes es necesario hacer un proceso de ventilación. La ventilación consiste en inspirar y expirar profundamente. Tras ventilar varias veces se hace una última inspiración cogiendo todo el aire que sea posible y luego se realiza la inmersión con el llamado “golpe de riñon”.

El golpe de riñon es el movimiento que se realiza para poder vencer le flotabilidad positiva del agua en los primeros metro y poder sumergirse. Ese movimiento es parecido a hacer el pino dentro del agua, inclinando primero el tronco y después levantando los pies hasta que el cuerpo quede vertical y venza la resistencia a sumergirse.

Otro punto muy importante para bucear en apnea es llevar la plomada adecuada. La plomada es un lastre que ayuda al buceador a mantener una flotabilidad neutra (resistiendo el empuje hacía arriba o hacía el fondo). El cálculo es que hay que llevar 1 kg de plomo por cada 10 kg de peso. Curiosamente, para bucear a poca profundidad hay que usar plomadas más elevadas que a profundidades mayores. La explicación física es que a mayor profundidad los pulmones se comprimen más por la presión y el empuje hacía la superficie es menor.

Una vez dentro del agua hay que evitar los movimientos erráticos y permanecer tranquilo, aprendiendo a nivelarse dentro del agua con pequeños movimientos.

Existen varias modalidades de buceo a pulmón en función de cosas como si se llevan aletas o no. Las modalidades con aletas son las más fáciles porque hay menos fatiga. Estas aletas son más grandes que las que se usan en buceo con botella. Gracias a ellas el buceador puede dedicarse exclusivamente a moverse con los pies y evitar usar las manos para avanzar (eso se traduce en un importante ahorro de energía).

Esperamos que nuestros consejos sobre cómo hacer buceo en apnea te sean de utilidad. Si te animas a bucear en apnea comparte tu experiencia con nosotros en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *